Candela y Nadia: “Fue un año de a dos, compartimos muchas cosas y nos hicimos amigas de verdad”

Candela y Nadia: “Fue un año de a dos, compartimos muchas cosas y nos hicimos amigas de verdad”

Por 23/02/2014 16:46

Anuncios

20140223-165703.jpg

Suyai Candela Berbel (21) y Nadia Romina González (24) –Reina Nacional de la Vendimia y Virreina 2013- se conocieron al inicio un camino colmado de expectativas y novedades. La primera convivencia de reinas departamentales las reunió en febrero del año pasado y desde allí se transformaron en compañeras inseparables.

“La amistad es el vino bueno de la vida” decía el poeta inglés Edward Young y –como lo han demostrado desde hace un año- en ese terreno ellas se transformaron en excelentes enólogas. Para Candela y Nadia el lugar común “lo tuyo es mío y lo mío es tuyo” se vuelve real. Guardarropa, alhajas, emociones y experiencias viajan en una valija compartida que arman día a día.

“Fue un año de a dos, compartimos muchísimas cosas y nos hicimos muy amigas. Igual hubo buena onda con todas las reinas desde la convivencia. Nosotras nos conocimos más en la Semana Federal, nos íbamos a visitar a los stands y junto a Deborah (Pulido), la reina de Tupungato del año pasado, nos hacíamos el aguante todos los días”, recuerda Nadia entre risas.

Mientras la Virreina habla, Candela escucha con atención y mete bocado: “Somos muy amigas, no sólo compañeras. Esta experiencia no hubiera sido lo mismo sin ella. Nadia fue mi gran compañera este año, mi novio y mi mamá también”.

De sol a sol
Viajes a Chile, a Brasil e incontables despegues hacia Buenos Aires, las actividades para promocionar Mendoza colmaron la agenda de las soberanas que, en casi todas las oportunidades, empacaron juntas.

Para la Reina Nacional “el mejor viaje fue Nueva York, ciudad que visitamos como parte de la misión oficial a China e India. Nueva York es alucinante, tanta mezcla de culturas y de gente con distinta idiosincrasia viviendo en un mismo lugar hace que haya como una farándula muy especial. La moda además está ahí. Pasamos corriendo a mirar vidrieras porque no tuvimos tiempo para nada. Por ahí a veces la gente no lo sabe… pero no es viajar por placer, vamos a trabajar, uno no va a pasear”.

Candela contó además que entre sus actividades dio conferencias en Inglés para 100 o 200 operadores turísticos y periodistas. “Se conformaba una mesa con el ministro de Turismo, Javier Espina, y con distintas personas del área. Yo me encargaba de hablar de lo que es el verano en Mendoza, turismo aventura, las cosas que se pueden hacer y la Vendimia principalmente”.

Mientras Candela vivía este viaje –uno de los pocos que no compartieron- Nadia despegaba rumbo a Brasil. “Fue el viaje más significativo. Era mi primera experiencia afuera del país como reina, la primera vez que me iba tan lejos de mi casa tanto tiempo. Fuimos 10 días a Río de Janeiro y San Pablo, se hizo un grupo muy lindo con los artistas y la gente de Turismo, me enseñaron un montón”, contó la Virreina.

Además de viajar al exterior y dentro del país, las soberanas realizaron actividades en la provincia: visitaron decenas de hospitales y escuelas rurales para llevarles útiles y ropa a los niños. “Concretamos muchos proyectos con Vendimia Solidaria”, remarcaron Candela y Nadia.

Ambas habían planteado como objetivo común concretar acciones con la participación de las soberanas de otros departamentos, pero eso les fue imposible. “Nadia estaba a full con actividades de Alvear y yo con otras en la provincia y en el exterior. Suerte que algunas tardes nos pudimos juntar a tomar la media tarde, pero nunca las 18 porque coordinar entre todas es muy difícil, encima todas estudian o trabajan”, reconoció Candela.

Con expectativas cumplidas y nuevos proyectos las soberanas esperarán al 8 de marzo para pensar en el futuro. Aunque ambas han recibido propuestas de trabajo -para Candela por el rubro de la comunicación (además comenzará a estudiar periodismo este año) y para Nadia por el de la nutrición (se recibió de licenciada el año pasado)- por ahora quieren enfocarse sólo en Vendimia: “Estamos tratando de vivir este último tiempo porque es lo último que nos queda y ya se pasa y no vuelve más”, reflexionaron con nostalgia.

Ping Pong con Candela
-¿Qué actividad te impactó más?
-Cuando fuimos a la escuela Berta García Morales, de Guaymallén, con Vendimia Solidaria. Es un colegio bastante humilde. Me hicieron algo que lo tengo pegado en el placard de mi casa: una corona enorme que dice “gracias” y un racimo de uvas gigante con dibujos de todos los chicos. Ver a niños tan chiquititos tan comprometidos por la patria me emocionó mucho. Al momento de pasar a hablar y agradecerles no pude aguantar y me quebré.

-¿Sentís que te quedó algo pendiente?
-Hacer más cosas en mi departamento porque no tuve tiempo. También pensé que iba a poder hacer más cosas en Mendoza. No estuve más de una semana en la provincia, excepto en julio.

-¿Cambió tu visión de lo que creías que era una reina?
-No mucho. Tuve la oportunidad de charlar varias veces con Wanda (Kaliciñski, Reina Nacional 2012) y de preguntarle qué hacía. Entonces sabía que promocionaban y viajaban mucho con el Ministerio pero no me imaginaba ni un poco cómo era.

-¿Esta experiencia te cambió?
-Sí, totalmente. La Candela del año pasado es distinta, siento que he crecido mucho. Ir afuera, ver a nuestra provincia y país desde otra perspectiva, desde otro lugar, trabajar en equipo, trabajar mucho, todo eso hizo que cambiaran aspectos de mi personalidad.

-¿Cómo definirías tu 2013?
-Para mí fue un año lleno de logros, de oportunidades, colmado de felicidad, de amigos, de experiencias nuevas, un año de crecimiento en todos los aspectos. Ha sido un año bisagra, un antes y un después.

Ping Pong con Nadia
-¿Cumpliste con tus objetivos?
-Cumplí un montón de objetivos personales que por ahí no me había planteado y que fueron surgiendo en el transcurso del año. Por supuesto, no me pude desarrollar como profesional en su momento pero no lo veo como un fracaso para nada. Como reina alcancé todos los objetivos, más de lo que imaginaba, jamás pensé que fuera a viajar y a hacer todas las cosas que hice.

-¿Qué le dejaste a General Alvear?
-Pude transmitirle a la gente todo ese amor que siento por la Vendimia y por lo que hago, traté de llevar mi profesión de la mano del reinado. Di charlas como nutricionista sobre distintos temas en Alvear, o sea, como “Nadia reina que sabe de nutrición”. Era lo que quería.

-¿Esta experiencia te cambió?
-Sí, aprendí a mirar las cosas de otro modo. Creo que estuve en contacto con realidades muy distintas a la que vivo y aprendí a pararme frente a las situaciones cotidianas con otra mirada, con una madurez diferente. Salir de la provincia y conocer otros lugares te hace valorar cuánto tenemos y no nos damos cuenta. En cada viaje que iba charlaba mucho con le ciudadano del lugar y le preguntaba cómo nos veían ellos a nosotros y me sorprendían las respuestas positivas y cuánto conocían de Mendoza.

-¿Cambió tu visión de lo que creías que era una reina?
-Sí, totalmente. Cuando uno se presenta a candidata departamental no se imagina cuánto trabajo tiene la reina, menos aún la Reina y la Virreina nacionales. Por suerte he trabajado mucho junto con Cande porque, además de que ella me ha incluido mucho en todas las actividades, desde la Provincia me han tenido en cuenta muchísimo también.

Fuente: Diario Uno