Decididas, las candidatas inician una semana crucial

Decididas, las candidatas inician una semana crucial

Por 24/02/2013 12:12

Todos, alguna vez, vimos un reality show aunque reneguemos de ellos. Nacional, internacional, escandaloso, meticuloso, atrapante, seamos grandes fanáticos o seamos ávidos críticos de este formato televisivo, casi con seguridad hemos caído en alguno de esos programas que tan de moda se han puesto durante los últimos años en la televisión mundial.

Aunque haya sido por un “accidente del zapping” que se prolongó por no más de cinco minutos, todos estuvimos allí aprendiendo sobre las historias de jóvenes dispuestos a todo con tal de ganar y, a su manera, mostrándose decididos a cumplir su objetivo.

Las 18 reinas departamentales viven por estos días escenas muy similares a las que se ven a menudo en los mencionados realities shows, aunque con una diferencia sustancial: la convivencia real en el hotel Alcor no es televisada ininterrumpidamente durante las 24 horas del día. Todo lo contrario: lo que sucede allí adentro es prácticamente un misterio, un secreto de esos que se guardan bajo siete llaves.

En la exposición mediática que han tenido en los días previos al inicio de la convivencia, un detalle sobresale en comparación con las entrevistas y declaraciones de Vendimias pasadas: la seguridad de las soberanas. Frases como “quiero ser Reina”, “me siento preparada para representar a Mendoza” y “como Reina nacional lo primero que haré será…” han sido adoptadas y repetidas casi sin excepción por las 17 candidatas al cetro nacional (excluyendo a la de Ciudad, que no aspira al trono).

“La semana que empieza ahora (por mañana) es clave. Es cuando les empieza a caer la ficha que están a prácticamente nada de la elección y empieza a sentirse la nostalgia, la melancolía. Las chicas empiezan a extrañar a sus familias, novios y empiezan a sentirse flojas y decaídas. En años anteriores incluso ha sido la semana más complicada de la convivencia en cuanto a encontronazos y miedos”, destacan desde el círculo más íntimo de las Reinas.
“Hasta ahora se han mostrado como un grupo muy unido y que, si una cae, entre todas la levantan”, prosiguieron.

Confiadas

Ya es un clásico. En el interminable desfile mediático de las Reinas departamentales en los días previos a las dos semanas de convivencia, año tras año las jóvenes se despachan con algunas frases que, de tan repetidas, ya parecen un “cassette”. Sin embargo, están esas otras declaraciones distintivas que hacen la diferencia. Este año la seguridad y decisión de las 17 candidatas ha sido abrumadora al momento de verlas frente a cámara, realizarles las entrevistas y leerlas una vez ya plasmadas en el papel.

Sólo por mencionar algunas, y sin que tenga alguna connotación de favoritismo o predilección, éstas son las frases más contundentes de algunas Reinas en las entrevistas realizadas por Los Andes. “Es una responsabilidad enorme (ser Reina Nacional de la Vendimia) porque ya no sólo estás representando a tu departamento, sino también a la provincia entera. Pero me siento preparada, aunque sé que tengo que capacitarme más todavía. Si fuera elegida Reina me prepararía aún más”, anuncia la soberana malargüina Candela Berbel.

En las palabras de la sancarlina Micaela Di Césare también se evidencia esa confianza y seguridad. “Quiero ser Reina de la Vendimia porque desde ese lugar se puede ayudar al otro”, sintetiza.

Milagros Doña, representante de San Martín, también se ve con el cetro nacional. “Quiero salir Reina Nacional de la Vendimia y así poder representar a toda la provincia, a todo el esfuerzo que hacen, a todo lo que es el trabajo de Vendimia que implica mostrar al mundo nuestras costumbres, comidas, tradiciones, músicas, poesías, bailes. En definitiva, se trata de demostrar al mundo entero el potencial cultural que tenemos aquí en Mendoza”, se explaya.

Nadia González, de General Alvear, confiesa: “Cuando asumí le prometí a General Alvear llevarles la corona nacional porque yo ya había cumplido mi sueño con la corona departamental y me gustaría lograr el sueño de ellos después de tantos años. Sería un orgullo y un honor enorme”, en otra clara muestra de determinación.

Julieta Blanco, Reina de Las Heras y sucesora departamental de la Reina Nacional saliente Wanda Kaliciñski también sueña con coronarse y no cree que el hecho de ser del mismo departamento de Wanda sea un condicionante. “Yo estoy animada por la esperanza de ser la Reina Nacional, como a todas las chicas me encantaría representar a Mendoza en el país y en el mundo. Yo creo que hay posibilidades como anteriormente ha pasado y voy a ponerle toda mi actitud; el éxito es cuestión de actitud”, confiesa.

Lucía González Casale (Luján) y Rocío Curto (Godoy Cruz) también se ven a sí mismas como “embajadoras” reales. En el caso de la lujanina reconoce que le gustaría ser “una verdadera embajadora del vino”, mientras que la godoicruceña aclara que quiere trabajar “como embajadora de nuestras costumbres y promover nuestra oferta turística”. Débora Pulido, Reina de Tupungato, también elige la palabra “embajadora de la provincia” para resumir cómo se ve con la corona nacional.

En el Este también sobra la confianza. “¿Si me imagino Reina Nacional? ¡Claro que sí! Sería un gran sueño cumplido. Me da un poco de nervios el sólo hecho de pensarlo, pero a medida de que me voy involucrando cada vez más, esos nervios desaparecen y espero ansiosa el día de la Fiesta. Creo que es una gran responsabilidad. No es fácil”, aporta a su turno Yanina Gobbi, representante de Junín.

Cintia Denis Man, soberana lavallina, y la sanrafaelina Elina Tapia tampoco ocultan su ambición (en el buen sentido de la palabra) de devolverles la corona departamental a su departamento después de 43 y 15 años respectivamente. “Me encantaría llevarle la corona a mi gente, ya que hace 43 años que no tenemos Reina Nacional”, sueña en voz alta la Reina de Lavalle. “Me gustaría seguir llevándole al mundo lo que es y significa la Vendimia y acompañar mucho a los turistas, porque ellos son los que la llevan al mundo”, reflexiona Elina.

 

Fuente: Los Andes Online

Participa

Comparte o comenta el arículo