La Cuyanita será el carro que mostrará Guaymallén en los desfiles vendimiales

La Cuyanita será el carro que mostrará Guaymallén en los desfiles vendimiales

Por 24/02/2013 20:52

Anuncios

La Cuyanita, emblemática embarcación que atrajo a miles de mendocinos al lago del Parque durante más de 30 años, será el carro que abordarán la reina de la Vendimia de Guaymallén y su corte en la Vía Blanca y el Carrusel.
Esto es posible porque un grupo de alrededor de 40 personas, entre ellas trabajadores aportados por el Municipio de Alejandro Abraham, el artista que puso manos a la obra y tuvo la idea de restaurarla, Norberto Filippo; un ingeniero naval, un mecánico naval y Jorge Quinteros, subadministrador de la Dirección Provincial de Vialidad, comenzaron a trabajar hace casi seis meses en ella. La lancha estará casi terminada para la Vía Blanca.

Movimiento

Una “Cuyanita recargada” fue presentada por el propio restaurador como una “ingeniería teatral”. Ingeniería “porque todo tiene un cálculo. La estructura de metal, el movimiento del agua en los costados” y teatral porque “es mostrar un show y no uso papel celofán. Acá hay mucho cálculo y diseño”, explicó el artista que se hizo famoso por hacer llorar a Cristina Fernández al regalarle en 2011 un cuadro de Néstor Kirchner.

La embarcación –ya desfiló en un brevísimo Carrusel montado a principios de la semana para filmar la película Vino para robar– será trasladada por un camión cero kilómetro que fue decorado para tal fin por Transportes Messina.

Un armazón de metal la contiene y sirve como estructura para colocar los carteles de publicidad –siempre aparecen en los laterales de los carros vendimiales– y para sostener una novedosa intervención: estructuras de hierro con forma de tirabuzón que cubiertas con tela y en movimiento gracias a un sistema de poleas simulan agua a los costados del carro. El movimiento de esas estructuras laterales es tracción a sangre: seis personas prestarán sus piernas para que, por medio de un sistema especialmente creado para eso, seis bicicletas fijas impulsen el movimiento de las “olas” sobre su propio eje. Una de las “atletas” será Nerea Rúffolo Filippo, hija del diseñador industrial.

“Estoy preparando la parte escenográfica y las luces. Veremos si la podemos bañar con luz desde abajo hacia arriba. El metal es monocromático para realzar con luz las siluetas.

Será como el espíritu de La Cuyanita cobrando vida, que llegará a su máximo esplendor cuando quede en las aguas del lago del Parque (…) “La reina tendrá una luz teledirigida, eso es nuevo… Se jugará mucho con la luz”, aseguró el artista a Diario UNO.

La diosa del ’36

El mascarón de proa (figura colocada como adorno en lo alto del tajamar de los barcos) será especial, aun que posiblemente no esté terminado para la Vía Blanca. “Es una diosa. En un momento pensé hacer la reproducción de la primera reina de la vendimia (Delia Larrive Escudero, de 1936).

Estoy trabajando en sus facciones. Cuando la termine se verá como una diosa con toda su fuerza porque los mascarones de los barcos son diosas que los protegen. Parece que a este barco le faltó la suya”, expresó Filippo.

Colaboración

La embarcación estaba abandonada a la intemperie desde hace más de 30 años en el terreno que se utiliza como depósito de la Administración de Parques y Zoológico en el parque General San Martín. El año pasado aparecieron los recursos y gestiones necesarias para restaurarla.

“Estábamos buscando una mano de una estatua para restaurar en los depósitos de Parques y Zoológico y pedí ver La Cuyanita. Cuando la vi, dije: ‘No puedo creer que hayan dejado así este barco’. Se me puso la piel de gallina… Pedí ayuda para restaurarla.

El intendente de Guaymallén, Alejandro Abraham, es un fanático de la Cuyanita y aportó materiales y mano de obra para restaurarla con el permiso del Gobierno provincial. También se movieron mucho para esto el secretario de Ambiente, Marcos Zandomeni, y el gobernador Francisco Pérez”, dijo el artista. Además hubo ayuda de empresarios que aportaron materiales.

El artista comentó que Guaymallén donará la restauración a la Provincia ya que pretenden que la embarcación vuelva al espejo de agua en el parque General San Martín. Esta propuesta va de la mano de la limpieza que el Gobierno anunció: entre abril y agosto, la Secretaría de Ambiente busca sacar 75 mil metros cúbicos de barro y lama que están depositados en el fondo del espejo artificial. La última vez que se hizo algo similar fue en 1985.
Antes de que esto suceda esperan poder exponerla durante 3 meses en el Le Parc, el parque y la Casa de Gobierno “para que la gente la conozca.

Le acondicionaremos un acceso para que pueda subir la gente y verla por adentro”, aclaró Filippo.

El barco mide 12 metros de eslora (largo) y casi 4 metros en su parte más ancha. Tiene capacidad para 45 personas y pesa 6,5 toneladas. “Tiene tres partes importantes: el casco, el motor y la cubierta, que atrás llevará tres bancos que estamos terminando. El casco siempre fue de acero y continuará siendo así, sólo se cambiará la cúpula, que tendrá el mismo diseño pero será de metal y no de madera, para que no se prenda fuego otra vez. La cúpula no puedo ponerla ahora porque se pasa de los cuatro metros permitidos para los carros… Se ha reparado todo, en un 80 por ciento es todo nuevo. Los motores serán tecnología nueva, el timón se está haciendo de nuevo”, aseguró el restaurador.

 Fuente: Diario Uno

Participa

Comparte o comenta el arículo