Vendimia 2012: respeto y devoción en la bendición de los frutos en el Prado Gaucho

Vendimia 2012: respeto y devoción en la bendición de los frutos en el Prado Gaucho

Por 27/02/2012 0:51

Anuncios

El homenaje al trabajo y la producción de los mendocinos, como así también la recuperación de nuestras raíces, fueron los símbolos protagónicos de la Bendición de los Frutos y el histórico baile de las reinas, que retornó a la agenda vendimial y sobre todo al pueblo, luego de años de encontrarse relegado al ámbito privado.


Con una fuerte impronta coral y el cien por ciento de la música en vivo, “La voz coral de las cosechas”- con un libreto de Gloria Bratschi y la dirección general de Alejandro Scarpetta – veneró los frutos mendocinos, con un emotivo espectáculo que conmovío al público quién, atento, disfrutó de la bendición.

Las Reinas departamentales, vestidas de chinas, fueron una a una presentadas al público. La Virgen de la Carrodilla hizo su aparición, mientras el pueblo mendocino, que espera su amparo, la recibía con velas. Las soberanas le dieron la bienvenida a la Patrona de los Viñedos agitando los clásicos pañuelos blancos.

“Somos todos un solo pueblo, una sola voz agradeciendo a Dios. Nuestro ser, en comunión con el universo, se prepara para la Bendición de los Frutos.” Con esta frase, Daniela Galván y Flavio Búmbalo dieron iniciado uno de los espectáculos más conmovedores de la Vendimia mendocina.

La música, por primera vez cien por ciento en vivo y con una ejecución sublime, fue la columna vertebral del espectáculo, acompañada por dos pantallas LED que ilustraban en diversos planos el fluir del acto religioso. La Bendición, bajo la mirada del pueblo, rezó: “Este pueblo laborioso quiere alabar al Creador.

Es ésta una ocasión siempre nueva para pedir repetidamente a Dios que bendiga el trabajo y el esfuerzo de cada familia. La bendición divina implorada se manifiesta en la fertilidad de de los campos. Queremos gozar dignamente con esperanza, alegría y paz.”

El Monseñor José María Arancibia inaguró el discurso con un mensaje de bienvenida: “Queridos mendocinos y visitantes, los viñedos son clásicos de Mendoza, nadie puede conocerla ni hablar de ella sin conocer sus viñas y sus vinos. Una riqueza que nos honra y nos compromete. Hoy comienza la fiesta grande de la Vendimia, queremos dar gracias a Dios como pueblo agradecido”.

El público respondía a las plegarias con la oración “escucha Señor la oración de tu pueblo”, mientras el narrador rogaba por la justicia, equidad y solidaridad en la función pública, entre otros reclamos.

Después de una analogía entre las enseñanzas de Jesús y la viña, el Monseñor agregó: “A pesar de las pérdidas, debemos agradecer y compartir. Un corazón agradecido aprende a ser solidario con el que sufre”.

El gobernador de la provincia Francisco Pérez fue el encargado de ejecutar los tres tradicionales golpes de reja que dieron inicio a la edición de Vendimia 2012. El público estalló en aplausos y varios mensajes de apoyo al gobernador emanaron de la multitud.

Los coros que participaron fueron el Coro de Amicana, Coral Nuevas Voces, el Coro Cantapueblo, el Coro de la Ciudad de Mendoza, el Coro de la Universidad del Aconcagua, el Coro de Jóvenes de la UNCuyo y el Coro del Club Mendoza de Regatas. Los Niños Cantores de Mendoza, el solista Javier Rodriguez y el Dúo Cacace- Aliaga sumaron sus voces en esta Bendición.

El Baile de las Reinas:

Con la intención de recuperar los antiguos bailes populares se apostó en el terreno delante del escenario una pista, donde la Reina y Virreina Nacional y las soberanas departamentales, acompañadas del Gobernador, Vicegobernador y los intendentes municipales bailaron al ritmo de un vals cuyano.

El narrador inauguró el baile diciendo: “Hoy es como era entonces…vuelve el Baile de las Reinas. Es la danza del hombre con la tierra. Las manos fuertes se hunden en el suelo, agitando el surco. Después de muchos años, convocamos al pueblo mendocino”.

Esta actividad, afirmaron desde el Gobierno, intentó acercar las reinas al público y darles la oportunidad de ser parte de esta celebración que se perdió hace muchos años.

Los encargados de ambientar la velada fueron los músicos de la Orquesta Carlos Pozobón, que interpretó ritmos como vals, música folclórica cuyana y tango, entre otros. La dirección artística estuvo a cargo de Enzo de Lucca.

Fuente: MDZol.com

Participa

Comparte o comenta el arículo