La Reina y la Virreina de la Vendimia se despiden del mandato

La Reina y la Virreina de la Vendimia se despiden del mandato

Por 23/02/2013 16:19

Anuncios

La primera vez que este diario tuvo contacto con Wanda Kaliciñski, su versatilidad fue un golpe de efecto certero, además de los rasgos europeos que evidenciaba.

Superaba al resto de las candidatas departamentales en edad, y si bien esa condición podría no haber sido directamente proporcional a su experiencia, la reina que venía de Las Heras demostraba que le sobraba capacidad para desenvolverse en cualquier ámbito: había bailado en el Acto Central, le faltaba muy poco para recibirse de abogada, sabía tocar el violonchelo, se animaba a improvisar en el piano, había experimentado un intercambio a otro país y se llevaba muy bien con la cámara, a pesar de que en ese aspecto se reconocía como “una chica de bajo perfil”.

Verborrágica entonces, “la polaca” se plantaba firme ante el grabador y decía: “El arte libera la cabeza y el inglés es la llave al mundo”. Abría así la cancha marcando un antes y un después.

“Todavía me acuerdo de esa entrevista en el hotel Intercontinental –allí Diario UNO realizaba sus producciones–, hablamos de todo”, le recuerda a la cronista pasado un año de esa charla de presentación.

La que sugirió Evelyn Minet fue una impresión distinta. Con 18 años recién cumplidos, todavía tenía la marca de la palmirense que poco había salido de su departamento. Sencilla en iguales proporciones que bella, y con esos ojos tan claros que aún se irritan con el primer fogonazo del flash, se distinguía de las otras postulantes también porque era la más alta.

“Las reinas vendimiales, además de embajadoras, deben ser muy señoritas”, opinaba en la primera nota, en sintonía con su imagen comedida.

Quizás por las evidentes diferencias entre ambas es que Wanda (24) y Evelyn (19), la Reina y Virreina nacionales de la Vendimia de 2012, hicieron un buen complemento.

A una semana de dejar la corona por la que son conocidas, ambas piensan que cambiaron, aunque en su sustancia son las mismas.

“Esta oportunidad me ayudó a romper el cascarón. Estar cerca de Wanda me sirvió para ver las cosas desde otro punto de vista”, dice Evelyn, sentada junto a la Reina, quien se lleva de su compañera el cariño y la posibilidad de haber “hablado de todo, como amigas”.

“Te sacan del ámbito de confort”
Wanda sabe bien cómo manejarse y cumple su rol al pie de la letra. Está más segura en el juego fotográfico y se anima incluso a hacerse la modelo en un Chevrolet Impala muy sesentoso.

Una vez, cuando esta periodista contó en una crónica cómo era un día en la vida de la soberana, ella declaró que todo lo que pensaba lo escribía y que ese ejercicio le servía para reflexionar lo que quería decir. Entre esas líneas surgió una respuesta: “Sos más un empleado público que debe cumplir una función protocolar que otra cosa”.

Le faltaba más de medio año por transitar y ya era capaz de despachar algunas verdades del reinado.

Aunque repasando lo dicho Kaliciñski piense que aquella fue una frase poco feliz, la anécdota demuestra que la Reina no le tuvo miedo al protocolo y se corrió cuando fue necesario de la línea marcada. “Me costó meterme mi personalidad en el bolsillo, pero también aprendí que en ciertas ocasiones es necesario saber manejarse”, reconoce ahora la lasherina descendiente de polacos, y admite que durante este año se enriqueció a nivel personal.

“Me hizo madurar muchas cosas, abrir la cabeza al mundo. Una cosa es lo imaginado y otra lo vivido”, suelta y luego cuenta que puede desenvolverse en un ambiente empresario, político o diplomático porque ya tiene la fórmula.

Siente nostalgia, pero también acepta: “Esta experiencia te saca de tu ámbito de confort, sobre todo si no sos una persona mediática. De un día para otro te convertís en alguien público y eso es un choque fuerte”. Y grafica ese shock con un ejemplo: “Darme cuenta de que podía sentarme a charlar con el embajador de Argentina en Washington o con una familia de barrio y sentirme igual en todos lados fue un proceso de madurez. El reinado te da calle”.

La majestad del apellido raro sabe que en pocas semanas tiene que retomar su vida. Pretende terminar su carrera de Abogacía, aunque tiene pensado aprovechar algunas puertas abiertas: “Quizás trabaje en el departamento de Legales de Las Heras, pero todavía no lo decidí”.

Rompió el cascarón
Tanto para la Reina como para la Virreina, llevar la corona significó cruzar una puerta. En el caso de Evelyn, también hubo crecimiento: “Era una nena de 18 años que recién salía de la secundaria enfrentándose a un mundo desconocido. Hasta que me coronaron era la chica tímida que se sentaba en el último banco y no hablaba mucho”.

Por eso es que esta sanmartiniana reconoce que “rompió el cascarón”, y esa seguridad producto de los pasos dados le permite hablar de ciertos momentos que no fueron tan felices. Aunque siempre su visión es superadora y positiva.

“¿Sentís que de alguna manera quedaste marginada de las actividades porque desde la Provincia no tenían en qué ir a buscarte a Palmira?”, se le pregunta. “No pude ir a muchos lugares y eso me jugó en contra.

Muchos pensaron que la relación con Wanda no estaba bien, pero se debía a problemas operativos. De todos modos, las cosas se fueron acomodando”, responde con la intención de dejar clara la situación.

Mientras Wanda y Evelyn siguen siendo retratadas para la nota de su despedida, se desprende su complicidad y la garantía de que entre ellas está todo muy bien. “Cuando empezamos con esto éramos dos desconocidas y hoy podemos hablar de cualquier cosa; está muy bueno”, cuenta risueña la Reina, mientras la Virreina busca en su equipaje algún accesorio que a su compañera de ruta pueda quedarle bien

La reina
Wanda Kaliciñski (24 años)

♦Actividades: terminó de cursar abogacía en la UNCuyo, toca el violonchelo y baila.

♦Medidas: “No las sé, pero si querés poner 90-60-90 no me enojo”, dice entre risas.

♦Altura: 1,73 metros.

♦Ojos: azules.

♦Cabello: rubio.

♦Familia: sus padres, Ricardo y Teresa, y cinco hermanos. Está de novia con Marcos Genoud.

•Los viajes

Estuvo en Honduras, Brasil (San Pablo y Río de Janeiro), Estados Unidos (Washington y Nueva York), Uruguay, Chile, Buenos Aires y Córdoba.

•Los planes

Tiene, entre otras propuestas, la de trabajar en el departamento de Legales de Las Heras.

 

La virreina
Evelyn Oriana Minet (19 años)

♦Actividades: terminó el secundario y estudiará gastronomía.

♦Medidas: “90-70-102”, detalla.

♦Altura: 1,75 metros.

♦Ojos: celestes.

♦Cabello: castaño claro.

♦Familia: sus padres, Jorge y Stella, y su hermana, Jezabel. No está de novia en la actualidad.

♦Los viajes

♦La Virreina viajó dos veces a Brasil, y también representó a la provincia en Chile, Córdoba y Buenos Aires.

♦Los planes

♦Le gustaría ser coordinadora de otras reinas, aunque su prioridad es la carrera de Gastronomía, que dejó trunca por el reinado.

 

Producción general de las reinas en Vendimia: Cecilia Osorio, Luciana Morán y Mariana Gil (textos); Marcelo Aguilar y Horacio Altamirano (fotos), Fabiola Prulletti, Jaime Suárez y Juan Pablo Inzirillo (videos); Gonzalo Ponce y Adrián Sgroi (edición), y Juan Quibar (edición general)

 

Producción Periodística:
Cecilia Osorio – Diario Uno Mendoza

Participa

Comparte o comenta el arículo